La danesa Maersk navega a la deriva

 17:50

 Resultado de imagen de La danesa Maersk

 

La principal empresa de transporte de contenedores lucha contra el exceso de capacidad en la flota a nivel mundial, que ha alcanzado niveles sin precedentes en un momento de gran debilidad en el comercio mundial.

Por  primera vez en 15 años, el crecimiento del comercio mundial será menor que el crecimiento del PIB, según alertó la Organización Mundial del Comercio. El ritmo de crecimiento de los intercambios comerciales será el menor desde la crisis de 2009.

Éste es el problema de fondo. Y a él se ha sumado un exceso en el mercado de envíos, que ha desplomado las tarifas de transporte. Es decir, transportar mercancías ahora es más barato que nunca, de modo que las grandes perjudicadas son las compañías dedicadas a este sector, como es el caso de Maersk. Esto ha desatado una guerra de precios entre los distintos operadores que ha hecho que las tarifas de flete lleguen a unos niveles que apenas cubren los costos del combustible. Y, por si fuera poco, a todo ello añadimos casi dos años de bajos precios del crudo, que han afectado a la filial energética de la compañía, Maersk Oil.

Esa combinación de factores ha hecho que las ganancias de Maersk hayan caído un 44% en el tercer trimestre. Su beneficio neto se ha reducido hasta los 438 millones de dólares, por debajo de lo esperado.

La danesa intenta sobreponerse a la oleada de fusiones y adquisiciones en el sector con la previsión de separar dos líneas de negocio para optimizar el trabajo: una división de logística y transportes y otra energética.

 Maersk coge con fuerza el timón para seguir siendo la empresa líder en el transporte de contenedores.

El grupo danés Maersk, propietario de Maersk Line, el mayor transportista marítimo de mercancías, obtuvo un beneficio neto atribuido de 741 millones de dólares (673 millones de euros) en los nueve primeros meses del año, una cifra un 78% inferior a la del mismo periodo de 2015. Sus acciones cerraron con un desplome de más del 7% en la bolsa de Copenhague. 

La facturación del grupo danés entre enero y septiembre alcanzó un total de 26.577 millones de dólares (24.160 millones de euros), lo que implica un retroceso interanual del 14,7%.

En concreto, los ingresos del negocio de transporte marítimo bajaron un 16,9% y los del negocio petrolero un 18,4%, mientras la facturación de la división de terminales cayó un 3,9% y la del negocio de servicios un 14%. Por su parte, el área de perforación aumentó un 2,8% sus ingresos.

En el tercer trimestre, el grupo Maersk obtuvo un beneficio neto atribuido de 429 millones de dólares (390 millones de euros), una caída del 43,2% en comparación con el mismo intervalo de 2015, mientras su facturación retrocedió un 9,2%, hasta 9.177 millones de dólares (8.343 millones de euros).

"El resultado es insatisfactorio, pero causado por los bajos precios", apuntó el consejero delegado del grupo Maersk, Soren Skou, quien destacó la buena evolución en la gestión de costes y los volúmenes de negocio durante este periodo.

El gigante danés destacó que en el tercer trimestre del año sus cuentas siguieron viéndose lastradas por los desequilibrios en los mercados, incluyendo los bajos precios del petróleo y la baja tasa de fletes de contenedores.

Asimismo, Maersk destacó el impacto en el transporte marítimo de mercancías de la mayor quiebra en 30 años de una empresa del sector, después de la suspensión de pagos de la surcoreana Hanjin, la séptima mayor compañía de transporte marítimo de mercancías, lo que provocó un incremento a corto plazo de la demanda de los servicios de Maersk Line, el negocio de fletes de la danesa.

Por otro lado, el grupo Maersk apuntó que espera ofrecer sus cuentas bajo la nueva estructura de la compañía, que se dividirá en dos unidades de negocio independientes, a partir del primer trimestre del próximo ejercicio.