«Los estibadores están yendo más allá del mantenimiento del empleo»

Las posiciones que tenían las partes coincidían en el mantenimiento del empleo. Da la impresión de que el problema radica en cómo llegar a ese mantenimiento. El Gobierno ha puesto encima de la mesa un instrumento potentísimo como es el paquete de ayudas económicas para las bajas anticipadas voluntarias. Lo más lamentable de la situación es que una de las partes, que son los sindicatos, utilizan la huelga como medida de presión para poder seguir negociando. El problema es que una huelga en este sector no es equivalente a una huelga en otros sectores productivos porque así como en otros el efecto sobre los mismos dura lo que dura la huelga, en ese caso hay un riesgo, que ya no es posibilidad, sino que ya está empezando a ocurrir, de que los tráficos se vayan a otros puertos fuera de España y se queden allí de forma permanente, lo que supondría la pérdida efectiva de los empleos que hay en esos puertos para hacer esa carga y descarga. Hoy por hoy, el principal problema contra el empleo, que es la causa de la negociación, es la huelga.