La regatista del Real Club Náutico de Tenerife, con la mente puesta en el Mundial de Omán

Alicia Cebrián (RoosterSailing y QuieroRetos.com) pasa unos días de descanso luego de haber logrado un buen resultado en la Semana Olímpica Francesa. El cuarto puesto de la regatista del Real Club Náutico de Tenerife (RCNT) en la cita ala ha supuesto una importante inyección de moral de cara al gran reto que le espera en noviembre, el mundial de Omán, donde la chicharrera tratará de clasificar a España para los próximos Juegos Olímpicos de Río 2016 en su disciplina, el Láser Radial.

 

¿Cómo fue la concentración que llevó a cabo en Italia hace unas semanas?

“Estuve en el Lago di Garda entrenando con un grupo buenísimo de regatistas, medallistas en europeos y mundiales. Aprovechamos muchísimo los días de entrenamiento. Al ser un grupo reducido pero de calidad el nivel de exigencia era altísimo. Éramos todas muy competitivas y ninguna cedía ni medio metro en cada una de las pruebas y ejercicios que hacíamos”.

¿Qué conclusiones sacó de ese trabajo?

 

“Terminé la concentración de Garda contentísima, con la sensación de haber exprimido al máximo el tiempo y sacando muy buenas conclusiones, tanto de lo que se debe seguir mejorando, de lo que debe ser mantenido y de lo nuevo que aprendí y debo ir introduciendo en la técnica de navegación”.

 

¿Qué hizo tras pasar por Italia?

“Seguidamente me fui a Santander para continuar con mis entrenamientos para luego viajar hasta La Rochelle y disputar la semana Olímpica Francesa. Llegué allí unos días antes de que empezara el campeonato con la idea de conocer el campo de regatas: vientos, corrientes, etc. La idea también era navegar con otras regatistas de primer nivel y que al igual que yo iban a participar en dicha Semana Olímpica. Los días de entrenamiento fueron ideales para poner en práctica lo aprendido en Garda”.

 

El comienzo de la Semana Olímpica fue bastante duro. ¿A qué se debió?

“Nos tocó una primera jornada de vientos de entre 25 y 30 nudos con unas olas enormes que complicaron bastante la navegación. Ese primer día fue el peor porque en las dos regatas que hicimos tuve algunos percances. Estas complicaciones me obligaron a remontar en cada uno de los tramos siguientes. Fue un día que me desgastó muchísimo, no solo por la dureza del viento y de las olas, sino porque, como explico, tuve que hacer un sobreesfuerzo para ir adelantando a rivales cada metro del recorrido”.

 

¿Y cómo fueron los días siguientes?

“De vientos menos fuertes (12-15 nudos), pero que complicaron mucho la táctica y la estrategia puesto que venían de tierra con muchos cambios de dirección e intensidad. Cada día que fue pasando fui navegando mejor, más confiada en mis decisiones tácticas y logrando así buenos resultados parciales. Conseguí ser bastante regular en cada una de las regatas, lo que me llevó a ir subiendo posiciones en la clasificación general. Finalmente llegué tercera al último día de regatas, por lo que pude disputar la Medal Race, regata exclusiva para las diez mejores de la clasificación y de puntuación doble”.

 

Acabó en cuarta posición. ¿Cómo fue ese último día?

“Junto con el entrenador estudiamos bien la clasificación antes de salir al agua. Sabía a la perfección los puntos fuertes que tenía respecto a las demás regatistas. Sabíamos también que nos encontraríamos unas condiciones muy complicadas de viento, ya que esta Medal Race iba a ser dentro del puerto para que así pudiera ser vista por el público. Pero que fuera en este lugar complicaba la regata muchísimo por las grandes diferencias de presión de viento que podían haber, por los cambios de dirección bruscos y por la gran corriente que nos íbamos a encontrar. Sabía que la cuarta en la clasificación para ganarme debía meter entre ella y yo cinco barcos. Después de una buena salida me dediqué a controlar a mis perseguidoras, pero en la segunda ceñida el viento nos jugó una mala pasada y se fue por completo. Cuando entró de nuevo, la más beneficiada fue precisamente la regatista que iba cuarta en la clasificación, por lo tanto, consiguió ganar la Medal Race, pasándome así en la general”.

 

¿Qué balance hace de lo vivido en Francia?

“Fue una pena lo ocurrido en esa última regata, pero acabé contenta con el cuarto puesto y con otra semana buenísima navegando con las mejores de esta disciplina”.

 

Lo próximo será el Mundial de Omán. ¿Cuándo será?

“En noviembre, del 17 al 26. Antes me seguiré entrenando de la mejor manera, con la profesionalidad y conocimientos que me transmite y aporta QuieroRetos.com, ya que es en este campeonato es donde hay que clasificar a España para que pueda participar en Río 2016”.