El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas cuestiona la viabilidad de un ente propio que gestiones los recursos de los puertos de Lanzartote

- La Cámara de Comercio de Lanzarote maneja un informe de viabilidad que asegura que un Puerto de Arrecife segregado de la Autoridad Portuaria de Las Palmas se situaría en el escalafón medio nacional de rentabilidad. ¿Sostienen los datos que ustedes manejan esta tesis?

- Nosotros no tenemos los datos de la Cámara de Comercio. El presidente del Cabildo de Lanzarote nos comentó que nos los iba a enviar en breve. Por nuestra parte, el compromiso que tenemos es que a mediados de noviembre ya tendremos un informe específico con todo detalle de cómo serían las cuentas de Lanzarote, especificando los datos que son fácilmente trasladables y los gastos que se imputan en su conjunto a la  provincia y que hay que desmenuzar, incluyendo una estructura mínima de personal que se tendría que dotar. Anticipándome a ese informe, entendemos que es posible que esté en pérdidas, si bien son unas pérdidas contables y a lo mejor puede tener un pequeño margen de caja. Ahora bien, ¿es suficiente para mantener un puerto, una estructura y un nivel de inversiones que solamente en mantenimiento son muy costosas? Realmente es lo que hay que ver. Lo que siempre hemos dicho es que no tenemos ningún objetivo para que nadie no logre autogestionarse. Compartimos la idea lógica de que cada isla autogestione su puerto, pero es que ahora mismo la estructura funciona nutriéndose de los beneficios de cada Autoridad Portuaria. Y hay que tener cuidado porque nosotros no recibimos dinero del Estado.

- ¿La actitud de la Autoridad Portuaria de Las Palmas ante un proceso o expediente de autonomía iniciado en el Ministerio de Fomento sería neutra?

- Sí, evidentemente. Lo que queremos es poner de manifiesto los datos. Y le hemos dicho al Cabildo que no tenemos ningún problema en que encarguen una auditoría y que la paguen ellos, porque no queremos que nos digan que el auditor estaba interesado. Que verifique los datos que les hemos presentado para no entrar en más debates de números y cerrar esta primera etapa y a partir de ahí ya se convierte en un debate político donde la Autoridad Portuaria no va a influir. Ahora mismo hay una obra costosísima que está pagando solamente la Autoridad Portuaria de Las Palmas, a pesar de que el PP sigue diciendo que está en los Presupuestos Generales del Estado. Nosotros no tenemos ningún problema, pero lo lógico es que si hay una independencia la debería pagar Puertos del Estado. Pero no hay ninguna beligerancia porque cada isla es dueña de intentar autogestionarse. Es obvio. Lo que sucede es que hay que tener cuidado porque no recibimos dinero del Estado, sobre todo a partir de 2016, cuando acaban las subvenciones europeas. A lo mejor aparece alguna cantidad, pero a día de hoy no hay ningún tipo de garantías.

- Hay una sensación generalizada entre la opinión pública lanzaroteña de que la Autoridad Portuaria gestiona barriendo siempre hacia el Puerto de Las Palmas. ¿Cree que tiene algún sustento real?

- Yo tengo una doble concepción, porque soy de Gran Canaria pero mi madre es de Lanzarote, voy todos los años y tengo mucha vinculación con la isla. Es verdad que como intentamos ser autosuficientes tienes que invertir allí donde esas inversiones te generan ingresos, porque de lo contrario terminas con una situación de quiebra. Ahora bien, también es verdad que hay que pensar siempre en los puertos de Lanzarote y Fuerteventura. La casuística de ambos es diferente. En Fuerteventura entra mercancía por Morro Jable y Puerto del Rosario no es tan comercial. Y hay mercancías para el norte de Fuerteventura que entran por la Bocaina, desde Lanzarote. Arrecife es un puerto que tiene problemas algunos días cuando hay mala mar. Esto se trata de evitar al máximo. También es verdad que nosotros tenemos inoperativo el dique de la Esfinge porque hay mala mar. Es verdad que Lanzarote necesitaba esta inversión y por eso está presupuestada. Es cierto que se han hecho inversiones importantes. Se ha hecho un muelle de Naos donde al final se ha pagado al 50 por ciento con fondos de la Autoridad Portuaria y la otra mitad con fondos europeos. Hemos hecho actuaciones que no se suelen hacer ni tan siquiera en Gran Canaria, como fue el dragado para Calero Marinas, una obra que necesitó incluso tres fases y que superó el millón de euros.  

- ¿Y esa percepción que le comentaba?

- Es cierto que se puede tener esa percepción cuando desde Lanzarote y otras islas no capitalinas se ve el gran desarrollo del Puerto de Las Palmas. Pero aquí se generan beneficios que van a las otras islas. Yo lo que sí echo de menos en Lanzarote es que haya más complicidad institucional, porque para los pequeños detalles siempre se incide en la Autoridad Portuaria. Con el Ayuntamiento de Las Palmas hacemos muchas actuaciones de manera conjunta. Lo lógico es que trabajemos unidos si continuáramos juntos, que desde mi punto de vista desde una lógica empresarial sería lo mejor para Lanzarote, pero es mi opinión personal y no va influir para nada en el debate. Otra cosa es qué es lo que se quiere para el Puerto de Arrecife en el futuro. Algunos miembros de la Cámara de Comercio me han planteado la posibilidad de tener una terminal de contenedores. Nosotros lo que hemos dicho es que no se pueden gastar 40 o 50 millones de euros para ver qué puede pasar, porque al final la deuda la pagan nuestros hijos. Tiene que ir sujeto al desarrollo. Los espacios 'hub' son muy limitados en el mundo. No puede ser que cada isla tengan una terminal de contenedores porque no tiene sentido. ¿Cuál es el puerto que se quiere para el futuro? Se puede trabajar en común para tener una política comercial. Pero el puerto es como un aeropuerto. Tú pones el espacio y después son las empresas las que realmente vienen o no. Me gustaría decir que por nuestra parte no habrá ningún problema. Pondremos los datos sobre la mesa en dos semanas y ya será un debate aséptico con los números. Lanzarote tendrá que decidir qué camino quiere seguir y en función de eso ir al Ministerio de Fomento, que será el que decida. No hay ningún interés de Gran Canaria de mantener puertos contra el criterio de la ciudadanía. También puede haber un sector empresarial grancanario que puede decir que tendrá que hacer menos sacrificios para mantener un puerto que no es rentable... Tiene que ser un debate sosegado y no insularista. Si se quiere un nuevo modelo de desarrollismo en el Puerto de Arrecife, con el modelo actual resulta muy complicado. Con la ampliación de Los Mármoles vamos a asegurar que sea operativo el Puerto casi todos los días del año, que Naos sea operativo y quedaría la obra del contradique. La Cámara ha planteado seguir alargando Los Mármoles y seguir alargando Naos. Llega un momento que no tiene sentido económico. Creo por tanto que hay dos debates que se solapan, porque es más importante el modelo de puerto que quién lo gestiona. Pero que quede claro que Gran Canaria no quiere mantener una posición numantina en este tema.

- ¿Está funcionando correctamente el Puesto de Inspección Fronteriza?

- Es otro de los ejemplos. Se planteó con toda la razón su necesidad tanto en Lanzarote como en Fuerteventura y se hizo una inversión importante por parte de la Autoridad Portuaria con apoyo de fondos europeos. Están en pleno funcionamiento y tenemos acuerdos con las Cámaras de Comercio de modo que nosotros pagamos el mantenimiento y ellos el personal puntual. Estamos satisfechos con este convenio pero, vuelvo a decir, son las propias empresas las que deciden, porque realmente siempre hemos querido no tener ninguna tasa inferior entre islas para no generar competencia desleal. Pongo en valor que se hizo una inversión importante para intentar abrir los mercados de Lanzarote y Fuerteventura.

- Vayamos a los faros de Alegranza y Pechiguera... ¿Hay algún tipo de proyecto para ellos?

- Los dos faros tuvieron una concesión para los cabildos. Así como el Cabildo de Fuerteventura, que tiene cinco o seis faros, hizo una inversión en acondicionamiento y mejora y alguno es incluso centro de interpretación, tanto en el de Pechiguera como en el de Alegranza, el Cabildo, por lo que fuera, no hizo ningún tipo de obra durante veinte años. Dada la situación de abandono en que estamos, se solicitó al Cabildo que devolviera la concesión. Se hizo una obra importante en Alegranza para acondicionarlo, sobre todo para su uso por colectivos medioambientales. En Pechiguera hemos tenido alguna solicitud para abrir un bar-cafetería, algo que consideramos válido, pero por desgracia no ha fructificado. Nos encantaría que el Cabildo nos lo pidiera de nuevo para abrir por ejemplo un centro de interpretación.