La mayoría de los atraques se localizan en el Mar Menor, con el fin de acabar con los fondeos ilegales

Los puertos deportivos de la Región han ampliado su oferta con 330 nuevos puntos de amarre a lo largo de este año. La obtención de más atraques «ha sido posible gracias al desarrollo de obras de mejora y reordenación de los espacios portuarios, de modo que se han liberado determinadas zonas que se han destinado a dotar de nuevas líneas de atraque para las embarcaciones», según explicó ayer el director general de Transportes, Costas y Puertos, Salvador García-Ayllón.

Las actuaciones han consistido en dotar de marinas secas y modificar las condiciones técnicas de diversas zonas marítimas, para que, sin ampliar el dominio público portuario, se habiliten nuevas áreas de atraques; «algo fundamental para luchar contra los fondeos ilegales, problema que se produce especialmente en el Mar Menor, con unos 2.000 barcos amarrados al fondo marino», precisa García-Ayllón.

Subraya que esta iniciativa es una de las alternativas que propone el Gobierno regional, dentro de la Inversión Territorial Integrada del Mar Menor, «para que esos barcos dejen de ocupar el espacio marino, dadas las negativas consecuencias que esos fondeos suponen para el medio ambiente y la seguridad de bañistas».

De hecho, de los 330 nuevos puntos, 270 se encuentran en el Mar Menor, localizados en el puerto de Lo Pagán, que se amplía en 138 nuevos atraques, el puerto de Islas Menores (30) y Mar de Cristal (102). A estas infraestructuras se suma una marina seca con capacidad para 60 embarcaciones en el puerto de Mazarrón, para la mejora y ampliación de las instalaciones náuticas de la citada área marítima deportiva.

De los nuevos puntos de atraque, 192 han sido a consecuencia de la creación de marinas secas en Mar de Cristal (102), Mazarrón (60) e Islas Menores (30), y otros 138 de la reordenación de espacios interiores de las dependencias de Lo Pagán. Este año se han realizado mejoras en los puertos deportivos por valor de 3,96 millones de euros.