Construyen el primer barco híbrido de España

Puede navegar por zonas en las que sólo haya entre 35-40 centímetros de agua.

La empresa cántabra Metaltec Naval ha construido el primer barco turístico en aluminio y con tecnología de combustión híbrida de España, una embarcación de 18 metros de eslora, seis de manga y 2,15 de puntal que comenzará a navegar por la Bahía de Santander el próximo mes de marzo.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha visitado esta "innovadora" embarcación de nombre St Martin, con capacidad para 148 pasajeros. En principio, en su fase inicial de operaciones será utilizada para hacer rutas turísticas y de traslados por la empresa Santander Bahía Tours, con sede en el muelle de Gamazo e ideada como el "escaparate" de Metaltec Naval, ambas del mismo propietario, Enrique Arriola. El empresario ha explicado a Revilla los detalles de la embarcación, construida en aluminio y dotada con tecnología híbrida —conjuga gasoil y electricidad— que le permite tener entre tres y seis horas de autonomía. Pero este barco, que ha supuesto una inversión de 1,3 millones de euros, cuenta también con otra peculiaridad y es que puede navegar por zonas en las que haya sólo 35-40 centímetros de agua, una novedad que Metaltec Naval ha patentado.

Revilla ha destacado que esta empresa ha sabido "dar otro enfoque" al negocio y hacer barcos para transportar pasajeros por bahías y, además, apostar por un modelo de embarcaciones que "acabarán siendo 100% ecológicos". La empresa tiene en proyecto trasladar no sólo pasajeros sino también coches.

Metaltec Naval, una empresa "aún pequeña", tiene importantes proyectos entre manos, como es la construcción de otros dos barcos turísticos "100% eléctricos", que combinarán la electricidad y la tecnología solar. "Por ahí va a ir el futuro de la construcción naval", ha destacado Revilla, que ha señalado que es un "imperativo legal" el ir sustituyendo el gasóleo y el carbón por producciones ecológicas.

Revilla también ha señalado que la apuesta de la empresa por la construcción de estos barcos eléctricos "encaja perfectamente en los proyectos respaldados por la Unión Europea", cuya política de inversiones —conocida como Plan Juncker— que contempla la colaboración con la iniciativa privada.